miércoles, 28 de agosto de 2013

También han aportado su piedra en Griébal todas las personas que durante los últimos meses han visitado el Centro Scout en 2013



28-8-2013 (Pirineo de Huesca)
Para despedirnos completamente del verano queremos mostraros un pequeño texto como resumen de nuestro tiempo en Griébal. ¡Muchas gracias al autor!

Levantar muros

Es curioso como dependiendo del contexto una expresión puede variar su significado hasta el extremo. Habitualmente ‘levantar un muro’ sería sinónimo de aislamiento, incluso de segregación. Tristemente la historia en el último medio siglo nos ha dejado más de un ejemplo. No es así en Griébal. Como tampoco lo es en el resto de pueblos que antaño fueron deshabitados y mellados por el paso del tiempo y que hoy viven con la ilusión de ver sus muros levantados de nuevo.

El Centro Scout Griébal continúa un año más con su proyecto. Proyecto que sería imposible sin la colaboración de la Comarca de Sobrarbe y el Ayuntamiento de Aínsa. Por ello, antes de nada, nuestro más sincero agradecimiento a todos aquellos que hacen posible que Griébal siga vivo, cada día un poco más. Podéis sentiros, con pleno derecho, partícipes de esta empresa. Porque también desde la distancia se colocan piedras que elevan paredes.

Levantar muros no solo debe ser tomado en su sentido más literal, el de reconstruir y mantener el pueblo de Griébal, sino que también contiene un significado implícito que no por ello resulta menos importante: la labor educativa y el estrechar los lazos con nuestros vecinos. Proyectos propios del Centro como, por ejemplo, ‘El medioambiente y yo’ o ‘El bosque escondido’ buscan crear una conciencia de responsabilidad hacia los recursos naturales además de conocer más y mejor el entorno en el que estamos asentados.

Sería imposible profundizar realmente dicho entorno sin salir del Centro Scout, por ello distintos municipios de la Comarca, como Aínsa, Morillo de Tou o Jánovas acogen actividades con el doble objetivo de acercarnos a todos aquellos que quieran conocernos mejor y también el de que nosotros conozcamos mejor la realidad del Sobrarbe.

Quienes también han aportado su piedra al gran muro que es Griébal han sido todas las personas que durante los últimos meses han visitado el Centro Scout. Desde los voluntarios venidos de hasta 7 países europeos distintos que nos han acompañado y colaborado con nosotros, hasta los participantes de los Campos de Trabajo y del intercambio junto a Italia, sin olvidarnos de los grupos Scouts que han sumado sus fuerzas a las nuestras. Gracias a ellos se ha podido revisar el tramo de GR-19 que une Aínsa con Griébal y con Muro de Roda, colocando nuevas marcas, carteles indicadores y también informativos. La limpieza de ríos o el profundizar en la temática de los pantanos y su impacto en el entorno han sido otras de las muchas actividades que han llevado a cabo.

No queda sino dar las gracias de nuevo a todos aquellos que colaboran con nosotros en este ilusionante proyecto a seguir creciendo y a continuar levantando muros. Ya sea la pared de una casa, el suelo de una plaza o parte de un muro, en Griébal todas las piedras tienen nombres y apellidos, no se nos olvida.