martes, 27 de junio de 2017

Breve resumen de la historia de la Insignia de Madera.- Publicado el 27 de junio de 2017 en http://fogonvirtualscout.com/breve-resumen-de-la-historia-de-la-insignia-de-madera/ .-



Breve resumen de la historia de la Insignia de Madera

Breve resumen de la historia de la Insignia de Madera

Martes, 27 de Junio de 20017, publicado en http://fogonvirtualscout.com/breve-resumen-de-la-historia-de-la-insignia-de-madera/


  1. Los primeros años
En la primera década del Movimiento Scout, la formación de los animadores se hacía de manera empírica. Cuando los niños o jóvenes formaban patrullas tenían la costumbre de pedir a un hermano mayor, un papá, un tío o un amigo que hiciera las veces de Jefe de Tropa. Estos jefes de tropa comenzaron a intercambiar correspondencia con Baden-Powell quien los “adiestraba” a la distancia. En seguida se inauguraron algunas clases en la Oficina Nacional (Imperial Headquarters) a las que asistían los animadores nuevos.
  1. El nacimiento de la Insignia de Madera
Baden-Powell buscaba un lugar permanente en el cual desarrollar la capacitación de los animadores. Quería hacerlo como lo había hecho en Brownsea, por eso trataba de conseguir un campo con bosque, agua y otras facilidades propias de la vida en naturaleza. El magnate del caucho William F. de Bois MacLaren ofreció comprar un campo para que los Scouts pobres del Este de Londres pudiesen hacer campamentos. B-P aceptó la donación con la condición de que ese campo fuese también “una escuela al aire libre para los animadores scouts”.
El propio nombre de éstos creaba disputas. Los miembros del Comité Nacional de la  Asociación, personas de la edad de B-P pero mucho más “viejos” en mentalidad, insistían en que se los denominase “oficiales Scouts” y que se les confiriese grados como en el ejército (subteniente, teniente, capitán, etc.) a similitud de lo que hacían las Brigadas de Muchachos (Boys’ Brigades) y el Ejército de Salvación (Salvation Army). Otros querían un perfil de instructor deportivo como tenía la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA). B-P trató de  solucionar el problema creando primero el neologismo “Scoutmaster” (dirigente de Scouts o  “maestro” de scouts) y posteriormente “Scouter” (el que anima o conduce Scouts) que en inglés funcionó bien aunque nunca pudo ser traducido felizmente al español y se usó en su
versión original.
Un animador encontró Gilwell y avisó a B-P que el campo estaba disponible. MacLaren lo compró y lo donó a los Scouts. El mismo año 1919 comenzó a funcionar el nuevo sistema de formación de animadores.
Al comienzo, en 1919, B-P imaginó el Curso como una experiencia en tres etapas: un  período de formación teórica (Parte I) que se podía hacer por correspondencia con la  “Gaceta” de la Oficina Nacional o asistiendo a actividades de fin de semana en Gilwell. Seguía una experiencia práctica en campamento (Parte II), que se pasaba durante unos diez días seguidos (luego reducido a una semana) o cuatro fines de semana en Gilwell (y posteriormente en otros lugares autorizados). Al término de esta segunda parte se otorgaba  una cuenta de la insignia de madera para usar en el ojal de la camisa o en la charretera de la misma.
Finalmente, un período de aplicación en su cargo como Responsable o Asistente de  Unidad Scout (llamada Tropa) o como Scouter de Distrito (Parte III). Al completar la tercera  parte se otorgaba el derecho a usar la cuenta en las agujetas del sombrero Scout por sobre el ala. Quienes habían obtenido calificación “excelente” recibían dos cuentas y estaban autorizados a repetir la experiencia (dirigir el Curso de Insignia de Madera) en los lugares en que prestaban servicio como animadores. Sólo quienes cursaban en Gilwell podían recibir dos cuentas como símbolo de su función como Formadores.
Las cuentas fueron tomadas del viejo collar que se dice perteneció a Dinizulú y que habría sido encontrado por B-P en la cabaña de aquel jefe en su desierta plaza fuerte ubicada en la meseta de Ceza, África. Los cordones de cuero, según algunas fuentes,  habrían sido tomados de botas militares del propio Baden-Powell.
Otros dicen que un nativo de África le habría entregado un cordón de cuero a B-P como símbolo de buena suerte y que de allí habría tomado la idea.
Es incierto el sentido que B-P quiso darle al sistema cuando lo denominó “WoodBadge”. La verdad es que él trataba de crear un mecanismo de formación que no se asociase fácilmente con los grados o diplomas de la universidad.
El nombre fue atribuido antes de realizar el primer curso. Al traducirse al francés se lo llamó “La badge de bois” y aquí aparece una curiosidad: al traducir al español se utilizó la denominación “Insignia de Madera” en reconocimiento a que el Fundador aludía al material del que estaban hechas las cuentas, siendo que tanto la palabra inglesa “wood” como la francesa “bois” pueden significar a la vez “madera” y “bosque”. Con un poco de fantasía es posible imaginar que otro traductor pudiese haber interpretado que B-P intentaba aludir a la vida en la naturaleza como escuela para la vida y la traducción hubiera sido, entonces,“Insignia del Bosque”.
Parece ser que en los primeros cursos B-P repartió pañuelos iguales, hechos de tela de  camisa militar, para los participantes de manera que se identificasen como pertenecientes a una misma Unidad. En 1921 Francis Gidney, primer Jefe de Campo de Gilwell, diseñó el primer Pañuelo de Gilwell que estaba hecho totalmente con tela del tartán que la familia MacLaren usaba en su kilt. En seguida, el costo de hacer pañuelos de tela escocesa y el  temor al rápido desgaste que recibirían al ser utilizados para juegos y vendajes, motivó su reemplazo por el pañuelo actual de trama gris y urdimbre roja que sólo lleva un pequeño rectángulo del tartán MacLaren en su ángulo recto. A juzgar por las fotografías disponibles,
el “Aro de Gilwell” hizo su aparición hacia 1920 y se popularizó al publicarse el librito  denominado “Como hacer nudos” escrito por Scouters que prestaban servicio en Gilwell y que por ello firmaban con el seudónimo “Gilcraft”, es decir “artesanía de Gilwell”, en esa  publicación se describía el nudo “Cabeza de Turco” de tres vueltas y en sus ediciones más antiguas se recomendaba que, hecho en cordón de cuero y con dos pasadas se utilizase para sujetar el pañuelo de Gilwell.
Alrededor de 1921 o 1922, quizá por la llegada de animadores de diversos países que  no usaban el sombrero Scout, se generalizó el uso de la Insignia de Madera en un collar de  cuero. Además, muy rápidamente se generalizó la entrega de dos cuentas a todos quienes  completaban exitosamente las tres partes de la Insignia de Madera.
  1. La difusión de la Insignia de Madera en los primeros años
Antes de la segunda guerra mundial, hubo una lenta evolución del concepto de  Formación de Animadores, siempre bajo la tutela del Parque de Gilwell y muchas veces bajo la mirada de Baden-Powell quien dirigió personalmente muchos de los Cursos de la Insignia de Madera, tanto en su modalidad continua de una semana completa como en su formato diferido de tres o cuatro fines de semana.
En 1921 se realizó el primer Curso de Insignia de Madera en Rama Lobatos (con bastante reticencia por parte de los Scouters de Rama Scout) y la insignia que se otorgaba tenía ¡un colmillo de lobo, agujereado, en el extremo del collar!. Pronto se agregó una cuenta en el otro extremo. Esta antiecológica costumbre se descontinuó casi de inmediato. En 1926 se hizo el primer Curso de Insignia de Madera en Rama Rovers, en 1928 el primero para Comisionados, en 1937 el primero para Jefes de Grupo y en 1958 el primero en Rama “Senior” Scouts (es decir la rama que se comenzó a implementar para los jóvenes de 15 a 18 años de edad).
En cuanto a los formadores, en 1924 B-P aprobó la política de difusión de los Cursos de Insignia de Madera y se creó el concepto de “Adjuntos” o “Delegados del Jefe de Campo de Gilwell” (DJC), que pronto recibieron dos cuentas adicionales para testimoniar que,además de su tarea básica como animadores de jóvenes, tenían la responsabilidad de transmitir sus conocimientos a otros adultos, como Directores del Curso de la Insignia de Madera. Nació así el collar de cuatro cuentas. (Este título se llamaba en inglés “Deputy Camp Chief” y durante años se lo conoció en español como “Diputado Jefe de Campo”) El propio B-P pasó a usar un collar de cuatro cuentas (algunas fuentes recientes que han revisado piezas de museo que correspondieron al uso habitual de B-P dicen que su collar personal habría tenido seis cuentas) y a funcionar como director en numerosos cursos tanto en el Parque de Gilwell como en otros lugares.
Para obtener el nombramiento de DJC (Diputado del Jefe de Campo), G.Ak. (Guía de Akelas) o DJCR (Diputado del Jefe de Campo para Rovers), era costumbre ser invitado a participar nuevamente en el Curso de la Insignia de Madera, esta vez como “tutor” de una patrulla, seisena o equipo, y quizá se podía conducir alguna sesión eminentemente práctica. Esta situación de transición, en la que se formaba parte del “equipo” como un “agregado” pero no se era “participante” servía para comprender el proceso y capacitarse para dirigir el Curso.
  1. El esquema se extendió al agregarse nuevos cursos
En los primeros veinte años sólo existía el Curso de la Insignia de Madera. Luego del fallecimiento de B-P se consideró que su contenido era muy elevado para los recién llegados al Movimiento y se desarrolló el Curso Preliminar de dos a tres días de duración, el primero de los cuales se realizó en 1946 y pronto llegaría a las Américas. Así se reubicó la entrega del “Aro de Gilwell” para el pañuelo, convirtiéndolo en el símbolo de este curso. El preliminar es el antecesor directo del Curso llamado Básico en muchos países y Medio en algún otro.
Al mismo tiempo, a medida que las asociaciones necesitaban personas idóneas para ayudar a los DJC/GAk/DJCR, se creó el concepto de Ayudante del Diputado Jefe de Campo (ADJC) y se lo identificó con un collar de tres cuentas. A éstos se los habilitó para dirigir el Curso Preliminar recién creado. En la rama Lobatos se los llamó Ayudante de Guía de Akelas (AGAk) y en Rovers, Ayudante del Diputado Jefe de Campo para Rovers (ADJCR).
Más tarde, a comienzos de los años ‘50 se decidió ofrecer una capacitación de carácter informativo elemental a quienes estaban por solicitar su primer certificado de cargo como animadores. Surgió así el Curso Precertificado (también orientado a cada una de las Ramas), de entre una tarde y un día de duración, antecesor del Curso Informativo, Inicial, Introductorio o “de Información” que se realiza en muchos países o del “Básico” que se realiza en algún otro.
En ese momento pareció natural determinar que sólo estaban habilitados para dirigir el Curso Precertificado aquellos que habían obtenido la Insignia de Madera en la Rama correspondiente. De esta manera, una insignia que había sido otorgada como una calificación en el área Programa Educativo y que habilitaba como Animador de Jóvenes, pasó a verse como una posición en el “escalafón” de los “adiestradores” que podían así tener dos, tres o cuatro cuentas en su collar.
Paralelamente, la Conferencia Scout Mundial reunida en Austria en 1951, reconocía por primera vez la existencia y la calidad del esquema de la Insignia de Madera y sugería que se continuase desarrollando
  1. La capacitación de formadores
Hacia fines de los años ‘40 y comienzos de los ‘50 algunas asociaciones comenzaron a experimentar en la capacitación de formadores. Notablemente Canadá y el Reino Unido de Gran Bretaña.
Surgió así el Curso para Adiestrar al Equipo (Training the Team Course, o simplemente T.T.T.) que se realizaba bajo la autoridad del Jefe de Campo de Gilwell y se convirtió en el requisito para obtener el nombramiento de DJC, GAk o DJCR.
La Conferencia Mundial reunida en Canadá en 1955, dio la bienvenida a los Cursos para Formadores (TTT), y aprobó un acuerdo que define y describe las tres insignias (aro de Gilwell, collar con cuentas y pañuelo de Gilwell), salvaguarda su propiedad intelectual, reserva su uso para quienes hayan sido debidamente capacitados por animadores autorizados en asociaciones miembros de la Organización Mundial y aclara que el Pañuelo de Gilwell no debe ser modificado ni se le deben agregar otros distintivos; además recomendó la adopción del esquema por parte de los países miembros de la Organización Mundial del Movimiento Scout.
A pesar de los intentos para generalizar el sistema y difundirlo ampliamente, la costumbre conspiraba contra esta necesidad. Los formadores funcionaban en un esquema de rigidez que los llevaba a manejar los manuales de los cursos como material de carácter “confidencial” que sólo podía ser visto por quienes hubiesen recibido los nombramientos de DJC/GAk/DJCR o ADJC/AGAk/ADJCR. En la práctica, para un Curso de la Insignia de Madera, existía “The Deputy Camp Chief Handbook” (el Manual del DJC) y sus equivalentes para las otras ramas.
Consistía en una carpeta con un sistema de cierre para poner y quitar hojas perforadas. Habitualmente, el director del curso sacaba de su manual la hoja que correspondía a la sesión que un formador debía conducir y le prestaba esa hoja a la persona en cuestión para que preparase sus notas y organizase su sesión. Normalmente esto se hacía con poca anticipación respecto de la sesión misma.
De esta manera la persona que actuaba como formador en un curso no podía conocer el manual completo y se veía privadade la oportunidad de aprovechar las valiosas orientaciones que éste contenía en relación conel proceso de capacitación de adultos, la relación entre formadores y cursantes, la razón de la secuencia establecida para las sesiones y otras interesantes cuestiones. Indudablemente, esta información parcial fue uno de los motivos de los numerosos errores que cometían algunos formadores al escoger sus estilos de enseñanza y al no considerar adecuadamente los diferentes estilos de aprendizaje de los adultos a los que debían capacitar.
Verdaderamente, resulta difícil de explicar cómo conseguían algunos formadores adquirir la información y la capacitación necesaria para acceder a los nombramientos que les permitirían, a su vez, dirigir cursos con acierto. El sistema operaba, como el propio Movimiento Scout, por la vía del ejemplo de aquellos que lo “sabían hacer” y de quienes lo “habían hecho antes”. Todo esto sin desmerecer a los cursos para formadores (TTT) que jugaron un papel del importancia en el proceso de capacitación de los formadores.
Paralelamente, la realización frecuente de Cursos de la Insignia de Madera en muchos lugares del mundo, incluyendo nuestras Américas, así como los encuentros de formadores de diferentes países llevaron al convencimiento que era necesario contar con un órgano formal de coordinación entre ellos, además del Parque de Gilwell. Así se fue gestando la idea de establecer una Comisión Mundial de Formación y de definir una política sobre el tema para el mundo entero.
  1. El esquema de la Insignia de Madera se hace universal
Desde la aprobación de la primera Política Mundial de Formación en la Conferencia Mundial realizada en Lisboa en 1961, la norma era que el esquema de Formación debía seguir el diseño de Gilwell (Curso Precertificado, Curso Preliminar y Curso de la Insignia de Madera -este último con Parte I o Teórica [por esa época ya generalizada como un cuestionario de desarrollo con quince preguntas específicas sobre la implementación del programa en la Rama correspondiente], Parte II o Campamento Práctico y Parte III o
Aplicación en terreno con Observación). El diseño y contenido de los cursos estaba establecido con cierta rigidez desde Gilwell y se aplicaba en forma idéntica en todos los países. Al completar el Curso Preliminar se otorgaba el aro de Gilwell y al completar las tres partes del Curso de la Insignia de Madera se otorgaba el collar con dos cuentas y el Pañuelo de Gilwell.
Este pañuelo se usaba sólo cuando había “Reuniones de Gilwell” o cuando se prestaba servicio como Instructor o Formador de otros animadores, también cuando un animador se desempeñaba en alguna función especial, fuera de su Grupo Scout. En todas las otras ocasiones, se debíausar el Pañuelo de Grupo o el que correspondiera por el nivel de operación en que se desempeñaba el animador.
Para los Formadores existían los Cursos “Adiestrando al Equipo” (o TTT por sus siglas en inglés) de nivel nacional y de nivel internacional. Para optar por la tercera cuenta había que tomar el TTT nacional, entre otros requisitos, y para optar por la cuarta cuenta había que participar en un TTT internacional, además de otros condicionantes.
Las terceras cuentas eran otorgadas desde la Oficina Regional (en nuestro caso Interamericana) y las cuartas cuentas sólo desde el Parque de Gilwell. Aunque los cursos para formadores eran genéricos, los nombramientos se hacían por especialidad; así, como se ha dicho, Ayudante de Guía de Akelas, Ayudante de Diputado Jefe de Campo y Ayudante de Diputado Jefe de Campo Rover correspondían a la tercera cuenta.
La cuarta indicaba un Guía de Akelas, Diputado Jefe de Campo o Diputado Jefe de Campo Rover. Sólo estos últimos estaban autorizados a dirigir Cursos de la Insignia de Madera y éstos debían ser informados a la Oficina Regional. Los cursos TTT sólo podían ser organizados bajo la autoridad de la Oficina Regional (TTT “nacionales”) o del Jefe de Campo del Parque de Gilwell (TTT “internacionales”).
La Oficina Mundial publicó el Manual del Comisionado Nacional de Adiestramiento (o Formación) y en acuerdo con el Parque de Gilwell se publicaron los manuales de todos los cursos, los que fueron traducidos a diversos idiomas. Pero todavía mantenían su carácter de documento “confidencial”, sólo para ser usados por los miembros de los Equipos Nacionales de Formación.
  1. La transición hacia la autonomía
Muchos países intentaron obtener autonomía para administrar sus sistemas de formación. En este sentido cabe mencionar, en nuestra región, la experiencia de Estados Unidos, con su proyecto “Ciervo Blanco” y los encuentros continentales de formadores en Canela (Brasil) en 1963 y en Cachimayo (Bolivia) en 1967.
La Conferencia Mundial reunida en Helsinki, Finlandia, en 1969 aprobó la 2da Política Mundial de Formación por la cual se dio autonomía a los países para administrar sus propios sistemas de formación de animadores de unidad y de responsables de grupo y
comisionados.
Gilwell Park dejó de ser el Centro Mundial de la Formación y pasó a ser la sede del sistema de formación de la Asociación de Scouts del Reino Unido (aunque conservó todo su prestigio como punto de partida del sistema de formación empleado en el mundo entero)
La norma fue que cada Asociación Scout Nacional sería responsable por la adopción, diseño, conducción y desarrollo de su propio Sistema de Formación para sus animadores. Se recomendaba que se mantuviese la Insignia de Madera (de dos cuentas) como símbolo de haber completado la Formación de Nivel Avanzado para animadores. La mayor parte de las asociaciones sólo otorgaba la Insignia de Madera a sus animadores de jóvenes (esto es, en Rama Lobatos, Scouts, Rovers y otras) pero un buen número siguió los ejemplos de Gilwell y otorgaba también la Insignia de Madera a animadores de operaciones e institucionales (en esa época Responsables de Grupo y Comisionados).
La mayor parte de los países continuó con un sistema de tres cursos que en general se denominaron: Informativo, Básico y Avanzado (aunque en algún lugar se los llamó Básico, Medio y Avanzado). En algunos países los tres cursos se desarrollaban con tres partes (teórica, práctica y de aplicación) mientras que en otros sólo existía la parte práctica y de aplicación en los niveles Informativo y Básico mientras que continuaba con tres partes el nivel Avanzado.
Si bien las normas internacionales no lo exigían, muchos países mantuvieron la disposición por la cual el “Aro de Gilwell” se entregaba al completar el Curso (o nivel) Básico  (en algunos casos llamado Medio) y el “Pañuelo de Gilwell” junto con el collar de dos cuentas  se otorgaba al completar la Insignia de Madera (o Nivel Avanzado).
La Oficina Mundial comenzó a publicar el Manual Internacional de Formación con orientaciones generales y prácticas para que los países administrasen sus propios sistemas. A su vez, muchas asociaciones comenzaron a elaborar sus propios manuales para los diferentes cursos de sus sistemas. En general el proceso pasó a ser más transparente y poco a poco se fue perdiendo el carácter “confidencial” de los documentos.
Entre 1969 y 1977, las asociaciones debían capacitar a sus Formadores de acuerdo con un esquema definido en el plano mundial (Curso Básico [Nivel I] para Formadores y Curso Avanzado [Nivel II] para Formadores). Otra novedad fue que los nombramientos ya no se hicieron por especialidad, así los antiguos ADJC/AGAk/ADJCR se transformaron en Formadores Adjuntos o Ayudantes de Adiestrador de Animadores mientras que los DJC/GAk/DJCR pasaron a llamarse Formadores o Adiestradores de Animadores.
Las terceras cuentas se podían otorgar por decisión a nivel nacional, pero debían ser informadas a la Oficina Regional. Para otorgar las cuartas cuentas había que pedir autorización al Servicio Mundial de Formación en la Oficina Mundial y habitualmente se hacía con recomendación de la Comisión Regional de Formación o de la Oficina Regional correspondiente. La conducción de los Cursos para Formadores también estaba supervisada desde las Oficinas Mundial y Regional.
Desde la aprobación de un acuerdo sobre el tema en la Conferencia Mundial realizada en Montreal en 1977, comenzó a regir una norma que señalaba que cada Asociación Scout Nacional era responsable por la capacitación y el nombramiento de sus Formadores. Al mismo tiempo, era costumbre que los dos niveles usuales de nombramiento: Formador Adjunto y Formador, se identificaran con collares de tres y cuatro cuentas, respectivamente. Además, el uso de esas terceras y cuartas cuentas no era vitalicio, sólo se usaban mientras el nombramiento respectivo estuviese vigente.
Curiosidades y casos únicos en el proceso
– Percy Everett y el collar de las seis cuentas
Percy Everett, fue un periodista que trabajaba en la empresa editorial del magnate Pearson, el que tenía un convenio con Baden-Powell para la publicación de “Movimiento Scout para Jóvenes” (también conocido como Escultismo para Muchachos) y de las revistas “The Scout” y “The Scouter”. Fue enviado por Pearson a la Isla de Brownsea para hacer un
informe de la experiencia que B-P desarrolló allí con los muchachos en agosto de 1907. De esa época data su amistad con el Fundador.
Con el tiempo Percy Everett sería un eficaz colaborador del Movimiento Scout en múltiples funciones: formador de animadores, administrador, organizador, animador territorial y hasta tesorero de la asociación de Guías.
En cierta oportunidad, en la década de 1920, B-P regaló a Everett un collar con seis cuentas tomadas del collar original de Dinizulú. No hay una explicación concreta que ayude a entender la razón de este regalo tan particular, posiblemente B-P pensó que Percy era un colaborador tan efectivo que debía reconocer su capacidad en las tres ramas que tenía el Movimiento en la época, y por eso le habría dado seis cuentas (dos por los Lobatos, dos por los Scouts y dos por los Rovers). Pero todo es especulación. Lo cierto es que nadie, salvo Percy Everett y quizá el propio B-P, usaba más de 4 cuentas.
En 1947, cuando se abrió nuevamente Gilwell después de la II Guerra Mundial, la jefatura de este campo pasó del Coronel John S. Wilson (quien desde 1938 unía a aquel cargo el de Director de la Oficina Scout Mundial que ahora cumpliría a tiempo pleno) a John Thurman. En esa oportunidad apareció Percy Everett y regaló a Thurman su collar de seis cuentas al tiempo que solicitó que ese collar quedase como un símbolo en manos del Jefe de Campo de Gilwell.
De hecho, Thurman lo usó como SU collar de Jefe de Campo y aunque se suele decir que Thurman fue el único Jefe que lo usó constantemente, en la práctica sus sucesores lo han usado con regularidad y actualmente el collar de las seis cuentas es el distintivo de cargo del Director de Programa y Formación (Métodos Educativos) de la Asociación de Scouts del Reino Unido que es el nombre actual al que podría equivaler el de Jefe de Campo de Gilwell. Lo cierto es que el collar sigue en torno al cuello de un animador y no está en el museo de Gilwell (como pudiera interpretarse que sería deseable), aunque es
menester aclarar que sólo aparece en torno al cuello de su poseedor cuando viste uniforme, puesto que la mayor parte del tiempo el cargo se ejerce vistiendo ropas corrientes y entonces el collar descansa en el ropero, como le he escuchado decir a Stephen Peck, su custodio más reciente, el día que me pasó el collar para curiosear sobre éste.
– William Hillcourt y el collar de las cinco cuentas
Hillcourt fue un animador de origen danés (Vilhelm Bjerregaard) que emigró a los Estados Unidos de América en su juventud. Allí se dedicó a tiempo completo al Movimiento Scout interesado por el Dr. James West, Jefe Ejecutivo Scout de Boy Scouts of America. Con  el tiempo sería un famoso formador y escritor, autor del Manual del Scout y de innumerables publicaciones para Jefes de Tropa y Guías de Patrulla. Fue conocido popularmente como Green Bar Bill” (o Guille, el de las Barras Verdes) en alusión al emblema de los Guías de Patrulla en B.S.A. Amigo de Baden-Powell, fue quien implantó en Estados Unidos el esquema de la Insignia de Madera a partir de 1936.
Al finalizar la II Guerra Mundial, Hillcourt emprendió una obra gigantesca: los cuatro libros clásicos del fundador sobre el método Scout y sobre la función del animador se habían difundido en su versión prácticamente original. De hecho respiraban un aire fuertemente británico y estaban dirigidos a niños, jóvenes y adultos que vivían en la lógica de la expansión del Imperio y de la necesidad de llevar la civilización y el progreso a lugares supuestamente atrasados.
Entonces Hillcourt (en algunos casos con la ayuda de Lady Olave S.-C. S. BadenPowell) se dedicó a preparar la que fue llamada “Edición de la Hermandad Mundial” de “Manual de Lobatos”, “Movimiento Scout para Jóvenes (Escultismo para Muchachos)”, “Roverismo hacia el Éxito” y “Orientaciones para la tarea de animación Scout (Guía para el Jefe de Tropa)”.
Esa versión de estos libros fue la que fue traducida y diseminada por el mundo entero desde ese momento y la que conocemos la mayoría de los animadores que hemos estado activos en los últimos cincuenta o sesenta años.
En una reunión mundial de formadores realizada con ocasión de la puesta en funciones de la Comisión Mundial de Formación en la década del ‘60, se adoptó el acuerdo de premiar a Bill Hillcourt por la enorme tarea desarrollada tanto al implantar el sistema de la Insignia de Madera en los Estados Unidos, como al adaptar los libros del fundador. El acuerdo consistió en otorgar a Hillcourt el derecho a utilizar en su collar de la Insignia de Madera una quinta cuenta que fue tomada del collar original de Dinizulú [como curiosidad puedo decir que tal quinta cuenta era de un tamaño sensiblemente más pequeño que las otras cuatro, como pude observar con ocasión de una actividad que compartí con su portador en los años ‘80]. “Green Bar Bill” utilizó ese collar hasta su muerte en 1992 y el hecho curioso desapareció con él.
  1. Los últimos años del siglo XX
En 1988 la Conferencia Mundial reunida en Melbourne, Australia, consideró un estudio que intentaba crear las condiciones apropiadas para encaminarse “Hacia una Estrategia para el Movimiento Scout”. Uno de los capítulos de ese estudio consideraba el área de los  animadores adultos como uno de los sectores de interés que debía ser atendido y sustancialmente mejorado para poder desarrollar la estrategia buscada.
Como consecuencia de aquel estudio, la Comisión Mundial de Formación y la Oficina  Scout Mundial elaboraron el documento “Adultos en el Movimiento Scout” que fue presentado en la Conferencia Mundial de 1990, reunida en París, la que encomendó al Comité Mundial la formulación de una Política Mundial sobre este tema.
Finalmente, a partir de la aprobación de la Política Mundial de Recursos Adultos en la  Conferencia Mundial realizada en Bangkok en 1993, no existen normas de alcance mundial sobre el uso de ningún símbolo o distintivo de la Formación de animadores. La política dice textualmente: 3.5. CERTIFICACION DE CALIFICACIONES: La aceptación de las calificaciones de una persona es responsabilidad exclusiva de cada Asociación Scout Nacional.
Se otorgará certificado de calificación para un cargo o función determinada sobre la base de la competencia demostrada y utilizada habitualmente, el que tendrá un período de validez determinado, con una fecha de expiración. Estos datos también pueden registrarse en una carpeta personal de antecedentes. Las asociaciones que deseen otorgar la insignia de madera deberán asignarle la misma vigencia que el certificado de calificación. Los certificados pueden renovarse sobre la base de la competencia demostrada y actualizada y por el mismo período de vigencia. La participación en cursos u otras actividades de formación deberá documentarse con certificados de asistencia o registrarse en la carpeta de antecedentes. (el destacado en negritas es del autor).
Sin embargo subsiste la vigencia del acuerdo de 1955 por el que se protege la propiedad y el diseño de los emblemas de formación y se limita su uso a miembros de las asociaciones scouts reconocidas como miembros de la OMMS que, a su vez, hubieren sido capacitados por personas autorizadas en las asociaciones scouts nacionales miembros de la Organización Mundial del Movimiento Scout.
Con posterioridad a 1993, muchos países pasaron a reformular totalmente su enfoque para la capacitación de animadores, siguiendo las recomendaciones de la Política mencionada.
Pasan de un sistema lineal compuesto por cursos predeterminados que todos deben seguir, a un sistema de cursos breves de naturaleza obligatoria al inicio del proceso más módulos variados de carácter optativo o alternativo por los cuales transitan aquellos que necesitan desarrollar determinadas habilidades, conocimientos o actitudes en relación con las funciones específicas que deben desempeñar. De esta manera, obtienen un sistema que enfoca el proceso de capacitación y no sus hechos puntuales, desarmando el concepto de “niveles” y “cursos” y convirtiéndolo en un continuo que abarca toda la vida útil del animador. Así procuran atender con mayor precisión y efectividad a las necesidades y al potencial de cada animador. Esto se complementa con una fuerte descentralización, por la cual los servicios de capacitación están disponibles en zonas, distritos y hasta en los grupos, acercando su disponibilidad a las necesidades de los adultos miembros de las asociaciones.
También la capacitación de formadores ha ido sufriendo un profundo proceso de adaptación a las nuevas orientaciones de la política. De hecho, se ha procurado desactivar la visión jerárquica que sugería la existencia de una tercera y una cuarta cuenta con posterioridad a la obtención de la Insignia de Madera. Diversas asociaciones han reemplazado los tradicionales collares de tres y cuatro cuentas por nuevos distintivos para sus formadores, relacionados más estrechamente con los símbolos propios de su función o con el símbolo que se utilizó mundialmente para el área de los Recursos Adultos hacia fines del siglo.
El resto es el futuro.
Hasta aquí esta breve reseña. Hay material para contar y documentar los detalles de
esta evolución en más de cien páginas, pero eso, como decía Kipling, ya es otra historia.


Alberto Omar Del Brutto
Director Regional 2006-2009
Oficina Scout Mundial, Región Interamericana
Original elaborado en 1991
Ajustes en 1994, 1997, 2000, 2003, 2006 y 2011.