lunes, 18 de enero de 2016

EN EL BOLETÍN "LOBO GRIS DIGITAL", Nº 41, ASOCIACIÓN LOBO GRIS, DICIEMBRE 2015: REAFIRMACIÓN DE LA PROMESA SCOUT DE LOS MIEMBROS DE LA ASOCIACIÓN LOBO GRIS EN SU 15º ANIVERSARIO Y 65º ANIVERSARIO DEL GRUPO SCOUT "1 SANTIAGO EL MAYOR" DE SCOUTS DE ESPAÑA-ASDE.-El acto tendrá lugar en el Convento de las Comendadoras de Santiago, a las 11 h en la Capilla de los Nobles, el próximo 30 de Enero del 2016.-





BOLETÍN "LOBO GRIS DIGITAL", Nº 41, ASOCIACIÓN LOBO GRIS, DICIEMBRE 2015

 Reafirmación de nuestra Promesa Scout (Pepe Maroto)

Queridos amigos y miembros del Grupo UNO de los Scouts de España.

Como miembros de la asociación LOBO GRIS, aprovechando la celebración de nuestro XV aniversario, y por consiguiente el 65 aniversario del grupo scouts al que pertenecemos, PRIMERO SANTIAGO EL MAYOR, y donde en sus distintas unidades hicimos nuestra promesa, nos proponemos celebrar como acto central, la reafirmación de nuestra Promesa Scout, promesa que hace ya muchos años, la aprendimos y la recitamos en una solemne ceremonia con el compromiso de cumplirla. Hoy lo volvemos a hacer conscientes de haberlo intentado y sabiendo que fue el momento en el que entramos a formar parte de la Hermandad del Escultismo Mundial, asumiendo sus ideales y sus principios.
En ese acto, nos reafirmamos, recordando la lectura de su texto, y la voluntad de continuar haciendo lo posible para cumplir con los principios que en ese momento PROMETIMOS, ser buenos ciudadanos, comprometidos, amantes de la naturaleza, y con la satisfacción de haber sabido mantener siempre el espíritu de AMISTAD.
En el mismo acto, nos proponemos realizar un homenaje y reconocimiento a los que nos precedieron en el origen del grupo, a los que coincidieron con nosotros en las distintas unidades , a los padres que nos dieron todo su apoyo y confianza en los sucesivos comités del Grupo, y a los amigos de acampada, que hoy nos ven desde la cumbre.
La elección del lugar tuvo, como no puede ser de otra forma en nuestro grupo, origen visionario. EL MONASTERIO de LAS COMENDADORAS de SANTIAGO, en la Sacristía de los Nobles, actualmente presidida por una imagen de Santiago el Mayor, con gran valor histórico.
De aquí partían los Caballeros de Santiago después de su vigilia al encuentro de la comunidad de religiosas, para la ceremonia de investidura de los nuevos Caballeros de Santiago en la iglesia.
El lugar se decidió por la vinculación del grupo UNO con Santiago el Mayor, -su patrón-, por ser este el monasterio en el que se custodian recuerdos de las memorables hazañas en las que participaron los Caballeros de Santiago, y que marcan la historia de España. BP. En su libro “Escultismo para muchachos” vincula y define a los Scout, como los nuevos Caballeros por sus valores. Por entender que este entorno especial reúne y aúna nuestro propósito y los objetivos para esta celebración. Para finalizar la celebración, nos reuniremos en el local del Grupo, donde entre batallita y batallita, degustaremos productos típicos del país, regados por caldos de bodega ya casi propia.
 
El acto tendrá lugar en el Convento de las Comendadoras de Santiago, a las 11 h en la Capilla de los Nobles, el próximo 30 de Enero del 2016: Sacristía de los Caballeros de Santiago-Convento de las Comendadoras de Santiago. Plaza de las Comendadoras, Madrid.
  
1.3 Tradiciones, La Promesa y una reflexión (José Lobato)

Una vez me dijo un Akela, al que le tengo mucho cariño y desde aquí le mando un fuerte abrazo, que le daba mucha rabia que cuando sus lobatos pasaban a la Tropa lo primero que les hacían era “desnudarles” o sea quitarles la el pañuelo y lo que ello significa.
Yo por aquel entonces no le di demasiada importancia a este hecho, pero con el paso de los años he meditado sobre ello. Hablando con otros antiguos me comentaban que la Promesa verdadera es la que se hace en la Tropa, quizá tenga algo que ver en esto que Baden Powell se llevase a la isla de Brownsea cuatro patrullas en vez de cuatro seisenas; pero quizá también tenga que ver el que de todos los antiguos que me comentaban esto casi ninguno había vivido en la Manada el tiempo que yo viví: tres maravillosos años. Donde aprendí a hacer nudos, construcciones, juegos, canciones y sobre todo a ayudar a los demás de la Manada y a ser mejor persona por ir educándome en unos valores que luego fui desarrollando a lo largo de toda mi vida scout.
Mis hijos desafortunadamente no han tenido, por motivos personales, la suerte que tuve yo de poder ir al os scouts. Bueno, el pequeño sí que ha asistido a un campamento y fue una experiencia muy gratificante para él y para mí. Al año siguiente fue a otro campamento, ya no con los scouts, y al volver me dijo:- ¿Sabes papá? Muchas de las cosas que hacíamos las aprendí el año pasado en los scouts. Y yo le respondí: - Claro hijo, es que el coordinador de este campamento es un antiguo scout.
Esto lo cuento porque nuestro Grupo tiene muchas tradiciones, y cuando alguien dice o habla de cambiar alguna tradición muchos ponen el grito en el cielo sin antes escuchar la propuesta. Creo que a veces es bueno modificar o adaptar alguna tradición, previo debate, a los tiempos actuales y no por ello el cambio tiene que ir a peor.
Algunos ejemplos de tradiciones que se modificaron o adaptaron.
El Grupo nunca había aceptado que un muchacho que no asistiese durante el curso pudiese ir al campamento de verano, hasta el año en que fue mi hijo y algún otro. Ese año lo hicieron para ver si lograban incorporar algún chico ya que eran muy pocos en algunas unidades. Agradezco la oportunidad que le dieron de vivir un campamento scout. Aunque breve, la experiencia fue muy buena y algo quedó.
El Grupo hasta el año 1986-1987 nunca había sido mixto y ese año que fue mi efímera etapa de jefe, ya que tuve que abandonar temporalmente el país por motivos estudiantiles, hubo muchos debates, opiniones encontradas y polémicas acerca de la conveniencia o no de que el Grupo se hiciese mixto, de sus ventajas e inconvenientes. De eso hace ya 40 años y hoy creo que nadie duda de que la decisión que se tomó entonces fue la correcta.
Los antiguos nunca tuvieron una asociación pues “solo” tenemos 15 años y gracias a ella hemos tenido la oportunidad de conocer a otros antiguos, rencontrarnos con viejos amigos, porque la mistad en los scouts es para siempre, vivir nuevas aventuras juntos: algunas apasionantes por los Pirineos, otras más modestas pero no menos entrañables: comidas temáticas, campeonatos de Scalextric, excursiones por Tejanegra, etc.
Y volviendo a la Promesa…
Nunca se ha entregado a alguien que no haya pertenecido al Grupo ¿o sí?
Hace pocos años la Promesa se entregó a una persona que no había estado en ninguna de las unidades del Grupo. Para ello se reunió todo el Consejo y decidieron entregar la Promesa a esa persona, aún sin haber pasado ninguna de la pruebas del carnet; por los valores y el compromiso que había demostrado hacia el Grupo a lo largo de muchos años: Compartiendo muchos momentos buenos y malos. Haciendo lo mejor que podía por el Grupo en su día a día. Estaba siempre lista para ayudar a los muchachos, jefes y padres. Unida sin fisuras a los jefes del Grupo haciendo críticas constructivas y defendiéndoles ante las destructivas. Y, en definitiva, sirviendo siempre al Grupo 1 con una sonrisa. Como veis cumplía fielmente la Ley Scout sin haber estado activamente en el Grupo, por todo ello consiguió la Promesa y el Consejo de Jefes se la entregó. Para aquellos que piensen que quizá se le debería haber entregado otra distinción, pues para conseguir la Promesa hay que hacerlo desde dentro de un grupo scout, solamente un recordatorio puesto que los que vamos teniendo una edad a veces nos falla la memoria, y es el siguiente: Este hecho no es la primera vez que ha ocurrido en el Grupo. Hace muchos años, al padre de esta persona el Consejo de Jefes de aquella época también le entregó la Promesa.
Con esto volvemos al inicio de este escrito: la Promesa nunca se da sino que la persona que se hace merecedora de ella la consigue y los jefes son los que la entregan. En alguna ocasión, pocas que yo recuerde, se le ha retirado la Promesa a algún muchacho por motivos disciplinarios y poco tiempo después se le ha restituido. Y digo esto porque, al igual que a mi viejo Akela, a mí si hubiera sido Viejo Lobo, me habría sentado muy mal ver como a mis lobatos les despojaban de todo el reconocimiento que tenían en la Manada y les quitaban el pañuelo aunque hubiesen sido unos brillantes lobatos.
He tenido la oportunidad de conocer una Unidad de la que desconocía todo, ya que en mi época no existía en nuestro Grupo, son los Castores y debo de reconocer que ahora que la conozco, se lo que hacen, les he visto en alguna actividad y hasta he aprendido aluna canción o tradición suya, valoro mucho más su aportación al mundo scout.
Por otro lado ¿Os habéis parado a pensar alguna vez cómo se sentirá un niño que ha puesto todo su empeño e ilusión en conseguir la Promesa en Castores o en Manada, cuando al pasar a la siguiente unidad lo primero que hacen los nuevos jefes es quitarle la Promesa? Y ¿Cómo puede afectarle en su motivación en la unidad a la que acaba de ingresar?
Sé que este artículo va a crear polémica, en el buen sentido de la palabra, opiniones encontradas y debates; al igual que ocurrió en su día con los otros temas que he tratado y eso es lo que me gustaría: que se debatiese sobre este tema que algunos consideramos importante incluso jefes del actual Consejo con los que he tenido la oportunidad de charlar.
Me despido de todos vosotros invitando a que meditéis y reflexionéis sobre este asunto, aunque no hayáis estado en las unidades de “pequeños” y aporto una idea: Una vez que el muchacho consiga la Promesa, que conserve el pañuelo al pasar a la siguiente unidad y en ese momento adquiera el compromiso de renovarla mediante el sistema de pruebas actual. Cuando lo consiga los jefes le harán entrega del nuevo pañuelo y de este modo no estará “desnudo” y evitaremos discutir sobre que Promesa es la verdadera: Castores, Manada, Tropa...
Un fuerte apretón de mano izquierda José Lobato